sábado, 12 de agosto de 2017

Seis de cuervos, de Leigh Bardugo

En la ciudad portuaria de Ketterdam, hogar de ricos comerciantes, no existe barrio más peligroso que el Barril, ni cerebro criminal más brillante que el de Kaz Brekker. Apodado Manos Sucias, Kaz prospera entre el robo, la extorsión y el juego, mientras una antigua sed de venganza arde como el carbón en sus pupilas. Cuando se le ofrece la oportunidad de enriquecerse como nunca antes había soñado, decide arriesgarse pese a que la misión propuesta sea poco menos que un suicidio. Para acometerla reunirá a dos de sus más fieles colaboradores, a una Mortificadora Grisha, un antiguo soldado druskelle, un rehén inesperadamente valioso y todas sus reservas de ingenio y experencia. Si vuelven vivos al Barril puede que sea para dejar sus calles para siempre.

"El conocimiento de que tal vez no volvieran a verse, de que algunos o tal vez todos podían no sobrevivir a esa noche, era pesado en el aire. Un jugador, un convicto, un hijo fugado, una Grisha perdida, una chica suli que se había convertido en asesina, un chico del Barril que se había convertido en algo peor (...). ¿Qué los unía? ¿La avaricia? ¿La desesperación? ¿Era solo el conocimiento de que si alguno o todos ellos desaparecían esa noche nadie iría a buscarlos?"


Este verano me apetecía leer fantasía, así que le pregunté a Ana González Duque qué libros de este género me recomendaba y me dijo que La segunda revolución, de Costa Alcalá. Tras alucinar mucho con estos dos autores, le pedí más madera a Ana y me dijo que Leigh Bardugo le parecía una buena autora; pero ya sabéis qué pasa después de haber disfrutado tanto de un libro tan genial como el de Costa Alcalá: que el listón estaba muy alto. Me pasé por la biblio y me llevé Moriré besando a Simon Snow, de Rainbow Rowell (reconozco que me lo llevé porque me pareció un título genial, ¿por qué no habré publicado yo una novela con ese pedazo de título?) y Seis de cuervos, de Leigh Bardugo. La primera novela me pareció divertida pero la segunda, Seis de cuervos, me entusiasmó. Y me entusiasmó tantísimo como La segunda revolución, que ya es mucho decir.

Quizás conocéis a Bardugo por su trilogía Grisha (el primero de los libros se tradujo en castellano como Sombra y hueso) pero yo era la primera vez que leía a esta autora y me ha dejado boquiabierta. Seis de cuervos es la primera entrega de una bilogía (la segunda parte se titula Crooked kingdom, en castellano, ni idea) que destaca por su elegante prosa, su buena ambientación y la excelente construcción de unos personajes carismáticos y singulares. No solo son seis personas con habilidades especiales, más o menos marginados por la "honrada" sociedad de una próspera ciudad de comerciantes, sino que son seis caracteres complejos, bien matizados y tan fascinantes como la misión imposible que les han encomendado. El resultado es un libro que mantiene en vilo al lector no solo por el suspense de su trama o por sus espectaculares escenas de acción sino también por el pasado y las motivaciones de esos seis protagonistas. 

Leigh Bardugo hace gala de una habilidad extraordinaria al dosificar la información sobre cada personaje, desvelando el pasado de cada protagonista a pequeños sorbos. Este buen pulso narrativo evita saturar al lector con una montaña de datos sobre la mochila emocional de cada protagonista a la vez que mantiene eficazmente el suspense: el lector no puede dejar de preguntarse por qué el personaje reacciona como lo hace en el hilo narrativo presente o qué circunstancias le han llevado a sentirse así. En mi opinión, es un equilibrio literario difícil de conseguir con la fluidez y naturalidad con la que lo hace Bardugo. El protagonismo de estos personajes tan arrebatadores unidos a los excelentes giros de la acción hacen de Seis de cuervos una novela de referencia en el género fantástico pero también en el de la narrativa contemporánea.

Lector, esta sí que es trepidante y auténtica.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Seis de cuervos

lunes, 7 de agosto de 2017

Cómo ser un gatete, de Kitty Pusskin

Ser un gatete está muy bien: tienes un montón de tiempo libre para dormir, eres la monada de la casa, puedes practicar a hacer el ocho entre las piernas de tu humano, afilar las uñas con sus mesas y sillas, y calcular el momento exacto en el que necesita levantarse para enroscarte en su regazo. Si tienes alguna duda sobre cómo reaccionar con indiferencia a la ausencia de tu humano (porque no eres un perro), o desobedecer sus órdenes (insisto: no eres un perro), morder cables, competir contra el ordenador o el mejor lugar donde vomitar tus bolas de pelo, este es tu libro.

"Schrödinger es conocido como físico cuántico, pero también era otra cosa: un mal hombre. Un hombre muy malo, en realidad. Créeme, no puede salir nada bueno de un gatete encerrado en una caja que contiene un frasco de veneno, una fuente de radioactividad y un contador Geiger.

Si alguna vez se te acerca un científico, recuerda que el experimento del gato del Schrödinger no es una paradoja: es un motivo para llamar a la protectora de animales. Cualquier situación en la que estés vivo y muerto al mismo tiempo no puede terminar bien."


ISBN: 9788416700592
Colección: No ficción
Páginas: 148
Fecha de publicación: 22-06-2017

Cómo ser un gatete (la guía definitiva para vivir entre humanos y conseguir triunfar siempre) es un libro simpatiquísimo e ingenioso que conquistará a todos los lectores que conviven con gatos y a los que todavía no lo hacen pero les han entrado unas ganas terribles de llevarse uno a casa después de leer estas páginas. Se trata de una lectura divertida, muy feelgood y con mucho encanto, escrita por una gata, Kitty Pusskin, desde su experiencia como felino. Lejos de considerarse una mascota, Kitty reconoce que la mayor virtud de los humanos es que proporcionan comida y protección, pero no escatima ocasiones para animar a sus colegas a desafiarlos, arañarlos o desconcertarlos con su indiferencia natural.

Me lo he pasado en grande con Cómo ser un gatete porque derrocha tanto cuquismo y feelgood como promete su título, su portada y su autora. Que levante la mano el lector que no necesita de vez en cuando olvidarse del mundo humano y disfrutar de la compañía de nuestras pacientes mascotas. Observarnos a través de los ojos de nuestro gato, con nuestras locas costumbres y nuestras estúpidas reacciones, no solo es divertido y simpático sino que también nos ofrece una pequeña guía sobre el cuidado y la psicología de estos animales.

Lector, el adorable equivalente libresco a ver vídeos de gatetes en Youtube.

También te gustará: Mi familia y otras especies en extinción; Todas las criaturas grandes y pequeñas

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Cómo ser un gatete (en papel)
Cómo ser un gatete (para kindle)

lunes, 31 de julio de 2017

Eterna brisa, de Fernando G. Mancha

A principios de los años 70 del siglo pasado, Amalia huye del país dejando atrás un matrimonio fracasado y el desapego de sus padres. A punto de cumplir los cuarenta, ansía tomar las riendas de su propia vida, gritar bien alto, en desafiante acto de rebeldía, que todavía no es tarde para empezar a vivir. En la maleta solo lleva tres de sus libros preferidos: Nada, de Carmen Laforet, La señora Dalloway, de Virginia Woolf, y Cumbres borrascosas, de Emily Brontë; en el alma, nada que perder. En Niza, contra todo pronóstico o plan, conoce a la hermosa Brisa, una joven que corre desnuda por la playa, libre como el viento, libre como siempre habría querido ser Amalia. Brisa vive en una furgoneta, bajo Le cirque bleu, de Chagall, con la compañía de una guitarra y las estrellas. Juntas deciden emprender camino hacia Italia sin más pretensiones que vivir, prendidas de la singularidad de sus respectivas almas, de su inesperada amistad.

"A mí me gustaría morir en el mar, como los viejos pescadores de manos cuarteadas, aquellos que ya no tienen nada que perder; como los antiguos capitanes de barco, de largas y canosas barbas, héroes en mitológicos naufragios; como las enormes ballenas varadas en la playa, observadas por decenas de niños que ya no quieren seguir jugando con la arena."


Conocía la prosa de Fernando G. Mancha porque el año pasado leí una de sus primeras novelas, El viejo cocinero (o Cécile y las estrellas). De aquel libro ya sabéis que me enamoró la delicadeza y la sensibilidad con las que el autor encontró la voz de una niña tan peculiar como Cécile. En Eterna Brisa, Fernando vuelve a narrar en primera persona desde la piel femenina, esta vez una mujer madura que acaba de abrir la puerta de su jaula y está probando sus alas; una mujer que desea tomar las riendas de su vida pese a que sabe que ella es más espectadora que protagonista. Pero es justo esa calidad de observadora de Amalia, su mirada llena de ternura y esperanza, la que aporta toda la belleza y la fantasía de esta historia.

Fernando G. Mancha nos cuenta, con fluidez y una hermosa capacidad narrativa -que ha ganado en seguridad, aplomo y riqueza desde la publicación de El viejo cocinero-, el viaje iniciático de un personaje crédulo e inocente pero siempre dispuesto a aprenderse los compases secretos de la felicidad. Eterna Brisa es una road movie literaria en donde la fuerza de sus protagonistas y la belleza de todo lo que las rodea, así como la magia de los momentos que comparten, configuran un viaje en busca de la felicidad. Me ha gustado por sus guiños literarios (¡Ay, ese niño que irrumpe en escena a lo Peter Pan con un "¿por qué lloras?"), por la música, por la belleza de sus escenarios, por ese techo de Chagall o por la Venus de Stanhope. Pero sobre todo la he disfrutado por la buena prosa de su autor, su paciencia para llegar a buen puerto, su delicado equilibrio al borde del realismo mágico (atención a la historia de la familia de Brisa) y por su honrada y justificadísima advertencia al lector antes de leer el epílogo (gracias, Fernando, por tu exquisita consideración):

"Epílogo (leedlo tan solo si deseáis conocer toda la verdad aunque, ya sabéis que, muchas veces, esta duele más que aquello que se ignora.)"

Ojalá David Foenkinos hubiese tenido el buen criterio y la sensibilidad para con sus lectores de adjuntar una nota semejante antes del maldito epílogo de La biblioteca de los libros rechazados

Lector, un viaje iniciático tan singular y bello como la cortesía de un autor que tiene mucho que ofrecernos.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Eterna Brisa (para kindle)
Eterna Brisa (en papel)

lunes, 24 de julio de 2017

Mi verano sueco, con Roca editorial

En mi semana de desconexión decidí llevarme solo un par de libros porque sabía que tendría pocos momentos de lectura y, como necesitaba que fuesen amenos y divertidos, escogí estos dos títulos de mis estanterías:

20170716_204256

Un thriller y una comedia. No lo hice a propósito pero ambas son novelas de autoras suecas.




No eres lo que dicen de ti, de Hanna Lindberg
Roca editorial
ISBN: 9788416498338
Colección: Thriller y suspense
Páginas: 400
Fecha de publicación: 10-11-2016

No eres lo que dicen de ti, de Hanna Lindberg, es un thriller ambientado en Estocolmo que mantiene muy bien el suspense y otorga al lector una historia de ritmo rápido, capítulos cortos y personajes peculiares. Solveig Berg, una periodista que ha sido recientemente despedida de una revista sensacionalista, se esfuerza en sacar adelante su blog de cotilleos con un reportaje sobre las últimas top models. Entre bares y discotecas de moda, Solveig tira de sus últimos contactos para acercarse a Lenie Lee, un turbio fotógrafo de moda que dirige una revista siempre al borde de la quiebra. Pero cuando una de sus modelos, Jennifer Leone, aparece muerta en extrañas circunstancias, la investigación de Solveig toma un rumbo mucho más peligroso. 

Curiosidad: Solveig, el nombre de la protagonista, significa en sueco "nostalgia del invierno" ¿No es un nombre preciosísimo? Aunque supongo que en Estolcomo el invierno no es tan preciocísimo para sus habitantes, claro.

Es una novela que se disfruta por sus giros argumentales, la visión de un Estocolmo de glamour, moda, alcohol y miserias, y el papel determinante de las redes sociales como vehículo de promoción profesional, famoseo y auge del cotilleo y la frivolidad de nuestro siglo. Entretenida y con personajes de moral cuestionable (aquí no hay buenos superbuenos ni malos supermalos, aunque algún miserable y mezquino al 100% sí que encontramos), la recomiendo si te apetece un thriller con mucha acción y que te mantendrá con la duda hasta el final.



La banda de jubilados que cantó dos veces bingo, de Catharina Ingelman-Sundberg
Roca editorial
ISBN: 9788499189932
Colección: Novela
Páginas: 352
Fecha de publicación: 18-06-2015

La banda de jubilados que cantó dos veces bingo, de Catharina Ingelman-Sundberg, es una comedia con ladrones de guante blanco y espíritu de Robin Hood. Märtha, Anna-Greta, Stina, Lumbreras y Rastrillo son la Banda los Jubilados, unos abuelos buscados por la justicia sueca por haberse fugado de la cárcel tras cometer varios robos de importancia. El objetivo de la banda es acumular los suficientes millones de coronas para realizar sustanciosas donaciones a residencias de ancianos con problemas de financiación y a otras entidades con fines culturales, artísticos o humanitarios. Por eso empiezan la novela dando un golpe a un casino de Las Vegas y continúan con la planificación del atraco de un banco sueco, pero los vecinos de su nueva casa -una banda de motoristas y una misteriosa tarotista- y la desaparición de parte del botín a manos de un pirata informático van a complicarles las cosas a estos terribles abuelitos.

Esta es una novela divertida y simpática que se lee con una sonrisa en los labios y mucha curiosidad por sus protagonistas jubilados y sus habilidades. En estos días de relax apetece echarse en la tumbona, junto a la piscina, e imaginarse a los abuelitos suecos dando guerra contra los bancos, criticando los cortes presupuestarios del gobierno a las residencias de la tercera edad y pasar las páginas con la satisfacción de encontrar cierta justicia poética (aunque se trate de una ficción, una comedia sin grandes complicaciones). Apetece encontrar esa crítica a la sociedad occidental que borra de la vida pública a los ancianos, que los vuelve invisibles; y Catharina Ingelman-Sundberg tiene mucha gracia para plasmar las reacciones exageradas y absurdas de la gente joven ante cualquier dificultad planteada por estos viejecitos delincuentes. Te la recomiendo porque es una comedia con cierta sátira social que señala la invisibilidad a la que sometemos a las personas mayores y porque la Banda de Jubilados tiene la picardía de demostrar que todavía pueden dar mucha guerra.


20170716_203939

Si quieres hacerte con un ejemplar, haz clic en los siguientes enlaces:
No eres lo que dicen de ti (para kindle)
No eres lo que dicen de ti (en papel)
La banda de jubilados que cantó dos veces bingo (para kindle)
La banda de jubilados que cantó dos veces bingo (en papel)

martes, 18 de julio de 2017

Un café a las seis, de Pilar Muñoz Álamo

A Raquel le pesa la vida que podría haber sido suya. Cansada de recuerdos, de memoria, de posibilidades y malas decisiones, los días de lluvia son los peores; le agravan la tristeza. No tiene ganas de asistir a la comida del reencuentro con antiguos alumnos de su instituto pero su amiga Lourdes no va a aceptar ninguna excusa al respecto. Raquel se arregla, deja en casa a su marido y a sus dos hijos, y se mete en el taxi con Lourdes camino del evento nostálgico con los compañeros de COU. Han pasado 25 años y todos han cambiado en mayor o menor medida.  Descubrir cómo ha tratado la vida a cada uno de aquellos amigos del pasado resulta abrumador. "Hay orugas convertidas en mariposas y cisnes con las alas rotas", piensa Raquel mirando a su alrededor. Pero por muchos años que hayan transcurrido existe algo que sigue desafiando las reglas del tiempo y del olvido: el amor verdadero.

"(...) la satisfacción sentida a nivel personal no depende de los logros conseguidos ni del cariz de los mismos, sino del hecho de que estos se adecúen a lo que siempre quisimos, a lo que siempre aspiramos, fuera lo que fuese. Tan sencillo como eso y tan complicado de conseguir a la vez."


Hay autores a los que leo con la plena confianza de saber que estoy en buenas manos. Abro sus libros, me acomodo, y, sin ninguna inquietud ni prejuicio, empiezo a leer con la tranquilidad que me proporciona la certeza de que llegaré a buen puerto. Pilar Muñoz Álamo es una de las escritoras que se ha ganado esa confianza: su prosa, correctísima, elegante y justa, me ofrece las garantías de una buena lectura. En el caso de Un café a las seis, además del buen hacer de esta autora, he encontrado una historia preciosa, unos personajes llenos de matices, luces y sombras, y valiosas apreciaciones sobre practicar el arte de la felicidad en esta vida.

Dice Raquel, la protagonista de esta novela, que la suya es "la historia de un amor a destiempo". Yo prefiero pensar que lo que le pasa a Raquel es que el amor es una de las pocas cosas que el tiempo no cura. Un café a las seis es la historia de un primer amor, de un recuerdo indeleble, de los sueños intactos de lo que podría haber pasado. Me ha gustado por los magníficos personajes (Raquel, Gonzalo, Lourdes, Juanma) y por la evolución emocional de la protagonista, por su tristeza -tan bien entendida-, su cansancio y su rendición a no lamentarse más por las decisiones tomadas en el pasado. Pero además de la historia de Raquel y Gonzalo, he disfrutado mucho de las reflexiones que lanza Pilar Muñoz Álamo desde estas páginas: sobre la educación de nuestros hijos, sobre el amor, sobre la satisfacción personal, sobre los sueños truncados o cumplidos, sobre lo injusto que es competir contra un amor platónico, sobre las vidas tan dispares que han llevado personas que hace 25 años partieron casi del mismo punto de salida... La autora aborda distintas cuestiones vitales que a menudo constituyen los cimientos de la felicidad y quizás por eso Un café a las seis se cierra, más que con la sensación de haber estado pasando las páginas de una buena historia, con el convencimiento de que se ha estado charlando en la intimidad con una vieja amiga.

Lector, porque en la vida nada es blanco o negro. Ni siquiera gris. Y porque nunca es tarde para empezar de nuevo... o a destiempo, como dice Raquel.


Blog literario de Pilar Muñoz Álamo

Si quieres hacerte con un ejemplar, haz clic en los siguientes enlaces:
Un café a las seis (para kindle)
Un café a las seis (en papel)

martes, 11 de julio de 2017

Un cadáver muy frío, de Ana Bolox

La nieve cubre las calles de Nueva York, los villancicos y el muérdago se han instalado en Barneys, la Navidad de 1978 se acerca y Anne Starling, profesora de física en la universidad de Columbia y detective aficionada, se aburre sin concesiones. Plantear retos intelectuales a sus alumnos o inventarle ancestros heroicos a su marido, un diplomático británico, a fin de contrarrestar la soberbia del cónsul germano apenas si la sacan de una monotonía tediosa a la que es incapaz de sobreponerse. Cuando una peculiar anciana le cuenta que sospecha que su vecino, el señor Snow, ha sido secuestrado por una boa, Anne ve la oportunidad que estaba esperando para abrir una nueva investigación. Sus pesquisas volverán a ponerla en el camino del inspector Crawford, un policía con el que mantiene una chispeante historia de allanamientos, resolución de asesinatos e intercambio de encantadoras impertinencias. No importa lo mucho que Crawford se empeñe en apartar a la señora Starling del caso Snow cuando se revele más peligroso de lo que parecía al principio, Anne no está dispuesta a dejar sin resolver el enigma.

"—No, sólo quiero que me ayude a investigar la desaparición del señor Snow. De forma extraoficial, claro. 
—Claro —repitió Crawford—. Es lo que suelo hacer con usted de forma extraoficial: allanamientos de morada, ocultamiento de datos… ¿Se da cuenta de que cada vez que nos cruzamos infrinjo la ley? Debería llevar en Sing Sing una buena temporada. Exactamente desde el día en que la conocí, en aquella librería en Queens. 
—Por favor, inspector, guárdese el drama para las representaciones benéficas de la policía. Su forma de hablar lleva a pensar que todo lo que hacemos juntos es ilegal. 
—Es todo lo que hago con usted —murmuró—: sacarla de líos o meterme en ellos. 
—Algo que debe de gustarle. Si no, ¿por qué me ha citado?"


Un cadáver muy frío es la primera entrega de Las cosas y casos de la Sra. Starling, una serie de novelettes policíacas cozy con el estiloso encanto de Ana Bolox. Estas novelas cortas de misterio podrán leerse de manera independiente con el nexo común de sus protagonistas, Anne Starling y Arthur Crawford. Están ambientadas en la ciudad de Nueva York, a finales de la década de los años setenta del siglo pasado, y tienen todo el encanto de los libros escritos con cariño y humor.

Starling es inteligente, ingeniosa y cabezota, cuando se cruza en su camino un acertijo, por muy peligroso que sea, no descansa hasta resolverlo. Para ello cuenta con la ayuda del inspector Crawford, un honorable policía que no para de meterse líos desde que Anne se ha cruzado en su camino. Pese a las batallas dialécticas entre ambos personajes y la tensión creciente entre los dos, la química de Starling y Crawford es evidente hasta para ellos; y aunque ninguno de los dos quiera reconocerlo forman el mejor de los equipos para resolver casos criminales.

Si el tándem Starling-Crawford es uno de los puntos fuertes por los que te recomiendo esta novela (mientras la leía me entraba nostalgia de las batallas dialécticas de Bruce Willis y Cybill Shepherd en la primera temporada de Luz de luna), los otros son, sin duda, el sentido del humor de Ana Bolox, su buena prosa y la magnífica construcción policial del enigma que debe ser resuelto. Y es que ese planteamiento argumental, ese aire clásico a lo Agatha Christie, y ese buen hacer a la hora de mantener el suspense, la tensión y la curiosidad del lector de principio a fin, resultan irresistibles. 

Lector, perfecta para las vacaciones.

También te gustará: Aracne y La muerte viene a cenar

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Un cadáver muy frío (Las cosas y casos de la señora Starling nº 1)

jueves, 6 de julio de 2017

Renacer de las cenizas, de Akiko Mikamo

En el verano de 1945 Japón seguía en guerra contra Estados Unidos. El joven Shinji Mikamo y su padre, el respetado fotógrafo Fukuichi Mikamo, terminaban de desayunar su cuenco con gachas antes de disponerse a una dura jornada de trabajo para demoler su casa, en un barrio privilegiado de Hiroshima. Los estadounidenses llevaban semanas bombardeando ciudades japonesas y el gobierno había dado orden a los Mikamo de tirar abajo su vivienda como medida de cortafuegos en caso de que las bombas cayesen también sobre Hiroshima. Shinji se queja, sabe que derribar su hogar es absurdo, y además lleva tiempo sospechando que las noticias sobre la victoria japonesa de la guerra son mentira: el gobierno ha prohibido las radios de onda corta y las clases de inglés en los colegios, la carestía de alimentos y el racionamiento son preocupantes y hace meses que no tienen noticias de su hermano mayor, destacado en Filipinas. El 6 de agosto, a las 8:15 horas a.m., la bomba atómica cae sobre Hiroshima arrasándolo todo. Heridos de gravedad, Fukuichi y Shinji emprenden una carrera de supervivencia contra el incendio, el horror, el abandono y la maldad. El joven Mikamo está a punto de rendirse, no soporta el dolor de sus quemaduras ni tanta muerte alrededor, hasta que su padre, que le exhorta a seguir en pie por encima de todo, le dice que no sea tan negativo pues los americanos "nos han ahorrado el esfuerzo de demoler la casa". Y aunque en el infierno en el que se ha convertido Hiroshima hay demonios, Shinji empieza a comprender que también existen ángeles que le prestarán su ayuda y que él tiene algo de lo que la mayoría de damnificados carece en esos primeros días de muerte, terror y destrucción: Shinji tiene a su padre. 

"Nos habían arrebatado nuestra ciudad, la habían hecho desaparecer en un instante. ¿También nuestro carácter? ¿Qué sería de nosotros? ¿Qué impulso seguiríamos y abrazaríamos? ¿Nos convertiríamos en ángeles o en demonios?"


Editorial: Chidori Books
Traductora: Margarita Adobes
Formatos: Papel, epub, mobi
Precio: 6,00 - 17,00 euros

En Renacer de las cenizas, la doctora Akiko Mikamo, da testimonio de la vida de sus padres, supervivientes de la bomba atómica que cayó sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945. Akiko fue educada por sus progenitores en la tolerancia, en la empatía y en el consejo de que trabajase con toda su alma por el entendimiento entre las culturas para evitar que ni ella ni sus descendientes tuviesen que vivir ninguna otra guerra jamás. Como su abuelo, como su padre, la doctora Mikamo ha elegido el entendimiento en lugar de la destrucción del odio. En Hiroshima 140.000 personas murieron por la bomba atómica,  aunque la cifra ascendió a 350.000 en las fechas posteriores por causa de la radiación. En 1949 la ciudad volvía a estar en pie y fue nombrada Ciudad Memorial de la Paz Internacional. Muchos japoneses optaron por consumirse en el rencor y la desconfianza, pero muchísimos más eligieron el camino de la vida y la paz por la memoria histórica y la comprensión. Fukuichi Mikamo se hubiese sentido muy orgulloso de esta mayoría.

El subtítulo de Renacer de las cenizas, Una historia real de supervivencia y perdón de Hiroshima, ya es toda una declaración de intenciones de lo que el lector va a encontrar en este libro, un resumen perfecto. Sin trampa ni cartón, la autora nos relata -con la voz en primera persona de Shinji Mikamo- cómo su padre logró sobrevivir a la explosión atómica, a la destrucción de toda su ciudad, y aprendió a vivir de nuevo pese al dolor, la pérdida y las dificultades. Pero sobre todo, es la historia de cómo un hombre extraordinario, Fukuichi Mikamo, fue capaz, en apenas unos días, de hacerle entender a su hijo que nada había terminado el 6 de agosto de 1945, que la vida continuaba, que la vida siempre continúa; y que es elección de cada persona vivirla con odio o desde el perdón. Renacer de las cenizas ofrece una instantánea vívida de lo que supuso el lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima y Nagasaki, pero también de la sociedad y la cultura niponas a mediados del siglo pasado: la deshonra de ser huérfano de guerra en una cultura que menosprecia a los individuos sin referencias familiares (la familia lo es todo), la vergüenza de tener un hijo discapacitado, el culto al emperador, los rígidos conceptos del honor o de la contrición, etc.

No vaya a asustarse el lector pensando que va a encontrarse con un lacrimógeno drama pues, aunque esta es una historia de supervivencia extraordinaria, también es cierto que está narrada con la fuerza de la esperanza, la empatía y la creencia de que el único legado universal que merece la pena es el del perdón y la amistad.

Lector, un libro que permanecerá en tu memoria y en tu corazón por su legado a la humanidad.

Nota: El epílogo de la doctora Akiko Mikamo y las fotografías de su familia han sido todo un acierto para esta magnífica edición de Chidori Books. 

Nota (II): Me encanta el principio de los Agradecimientos:

"En primer lugar, me gustaría dar las gracias a mi padre, Shinji Mikamo, y a mi madre, Miyoko Mikamo, por tener la fuerza y la entereza para sobrevivir a la bomba atómica, rehacer sus vidas de la nada, y traernos al mundo a mis hermanas y a mí. Ellos me enseñaron la importancia del perdón y de tener empatía con los demás, en especial con aquellos que tienen diferentes orígenes, creencias y valores. Ellos dedicaron toda su vida a criarnos, educarnos y guiarnos, pensando no tanto en la perpetuación de su legado familiar, sino más bien en aportar algo a la humanidad."

Puedes adquirir un ejemplar en el siguiente enlace: